New York la ciudad que no duerme vs ciudad fantasma?

0
33
  • ¡Una convivencia inesperada, surgida durante el golpe abrumador de la pandemia!  

A dos años del confinamiento a nivel mundial producto de la pandemia del Covid-19, New York no quedó aislada, pese a los esfuerzos de las autoridades y la sociedad en general.

Cuando se anuncia el primer caso positivo de Covid-19 en la ciudad, autorizan el cierre total de la misma, excluyen empleados del sector salud entre otros de servicios esenciales, los cuales han sido denominados HÉROES.

Pese a los esfuerzos de las autoridades y las comunidades, New York fue impactada con la pandemia que hasta el día de hoy nos deja con los aciertos de la protección contra el covid-19.

Puede ser una imagen de 13 personas, carretera y calle

Establecer las comparaciones de un antes y después de la pandemia, nos aferramos de manera abrumadora en una incertidumbre existencial, porque pese a los avances logrados a nivel mundial para contrarrestar dicha problemática, tratamos de avanzar, para lograr la estabilidad aun incierta que nos dejó el aislamiento.

Una especie de fantasma abordó la ciudad, donde el número de personas fallecidas, no nos interesa citar en datos estadísticos inciertos o reales, ya que podríamos tocar la sensibilidad de aquellos que perdieron a un ser querido, sin poder dar el último adiós, que nuestras costumbres milenarias nos han permitido realizar.

Puede ser una imagen de cielo y rascacielos

Durante la nefasta vivencia, surgieron innumerables eventos tales como, terribles embestidas donde las autoridades del orden público les fue difícil controlar.

Cabe destacar, que desaprensivos asaltaron las diferentes entidades comerciales en zonas exclusivas en Midtown, entre otras zonas donde el crimen y la violencia fueron el detonante, como vía de escape ante los incontrolables impulsos del ser humano, al no ver una salida factible inmediata a la pandemia.

Puede ser una imagen de al aire libre

New York ha logrado adaptarse a las actividades cotidianas, como es el caso de los restaurantes donde lograron colocar espacios adecuados en el exterior de su entorno inmediato, para cumplir con el distanciamiento social establecidos por las autoridades sanitarias, las que han permanecido vigente involuntariamente, por los individuos ante cualquier gesto de estornudo o tos entre otros factores que se perciben como señal de carencia de buen estado de salud.

¡En el aspecto turístico la ciudad que no duerme como se ha denominado o la capital del mundo se podía percibir como un apocalipsis! Totalmente inhabitable, escasas personas recorríamos la ciudad por diferentes necesidades, como podemos mostrar en las imágenes.

 Abordar el vagón de un tren, nos daba la extraña sensación de lo frágil que es el ser humano sin poder evitar el control absoluto de lo cotidiano.

Conforme pasaron los días, las semanas y los meses el confinamiento para algunos fue tenebroso, para otros momentos de reflexiones y de aprendizajes, donde cada ser humano según las circunstancias que les tocó afrontar vio resurgir actividades que creían incapaces de realizar.

Las luchas internas de cada individuo reprogramaron sus convivencias, mientras unos se aferraban a su fe, otros no soportaron la presión interior, aumentando así los casos de suicidios, viéndose afectados hitos turísticos emblemáticos de la ciudad como el área de Hudson Yards, donde la estructura el Vessel, ha sido cerrado temporalmente, por ser elegido por personas que les afecto emocionalmente el confinamiento.

Entre marchas y protestas en las diferentes instancias gubernamentales, los escépticos no se aislaron y manifestaron sus rechazos a las vacunas de carácter obligatorio.

Luego de varias batallas ganadas, la reapertura de la ciudad de New York fue todo un acontecimiento, las áreas verdes, los parques como el Central Park, playas y calles en las inmediaciones de Time square y otros lugares de interés, fueron abarrotadas de personas ansiosas de volver a la normalidad, donde la reaparición de los turistas de todas partes del mundo fue muy notoria cuando al recorrer las calles percibimos esa enorme sensación de fraternidad y diversidad cultural.

Visitar un museo se convirtió nuevamente en un acontecimiento histórico, las filas eran interminables, las emociones de la recuperación cotidiana desbordaron los rostros de cada visitante.

El uso de mascarilla aún persiste dentro de la población en los espacios cerrados, en transporte público como el tren y autobús.

Para finalizar y aportar a la recuperación total el evento turístico Boarding Playa, se celebrará en las playas de la ciudad de Nueva York para el próximo año, Boarding Playa Internacional 2023.

Por: Arq. Ana Saldivar

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí