La Unión Europea decide mantener las restricciones de viajes contra EE.UU. y Gran Bretaña

0
33

La decisión de la Unión Europea (UE) de instar a los Estados miembros a que mantengan la prohibición de entrada de turistas y otros viajeros no esenciales procedentes de EE.UU. y Gran Bretaña, entre otros países no comunitarios, ha hecho que muchos miembros de los sectores de la aviación comercial y la hostelería europeos echen humo por lo que consideran un ritmo lento de reducción de las restricciones a los viajes de los turistas.

Afirman que la Comisión Europea está siendo demasiado cautelosa, y también están impacientes por la falta de uniformidad entre los Estados miembros sobre la reapertura de sus países a los turistas este verano del hemisferio norte. La mayoría de los gobiernos nacionales han aplicado las estrictas recomendaciones de viaje de la CE, pero otros no lo han hecho en las últimas semanas, lo que complica aún más los viajes al bloque desde el exterior, especialmente para quienes no pueden tomar vuelos directos a sus destinos.
Algunos Estados miembros también han impuesto restricciones a los viajes desde otros países de la UE, convirtiendo el bloque y el otrora espacio Schengen sin fronteras en un complicado rompecabezas de normas y requisitos.

Italia, Portugal y Grecia, Estados miembros del Espacio Schengen, y Croacia, miembro de la UE, han hecho caso omiso de Bruselas y han abierto con cautela sus países, dependientes del turismo, a los viajeros, incluidos los de Estados Unidos y Gran Bretaña, que han vacunado a más población que la UE. Italia empezó a suavizar las restricciones de viaje a estadounidenses y británicos a mediados de mayo, aunque a menudo siguen aplicándose cuarentenas. Los estadounidenses pueden viajar a Italia en vuelos aptos para COVID-19, que requieren múltiples pruebas de coronavirus.

Los viajeros estadounidenses y británicos son cruciales para la industria turística europea. Los estadounidenses hicieron más de 36 millones de viajes a Europa en 2019. El número total de visitas turísticas de residentes del Reino Unido a la Unión Europea alcanzó los 67 millones el mismo año.

Los 27 estados miembros de la UE han estado debatiendo durante meses las formas de facilitar los viajes, tanto dentro del bloque como desde el exterior, y la CE ha recomendado a todos los estados miembros que a partir del 1 de julio levanten las restricciones a los viajeros que estaban completamente vacunados al menos 14 días antes de su llegada a la UE.

Para el 1 de julio, el certificado digital COVID-19 de la UE deberá estar en funcionamiento en todo el bloque, lo que permitirá a las autoridades fronterizas verificar el estado del coronavirus de los viajeros: si han sido vacunados, si han dado negativo en una prueba reciente o si tienen pruebas de haberse recuperado de la infección por coronavirus. Siete países, entre los que se encuentran Grecia y Croacia, países dependientes de los turistas, ya han empezado a poner en marcha los llamados pasaportes de vacunación mucho antes de lo previsto.

El gobierno de Biden aún no ha levantado la prohibición a los viajeros que deseen visitar Estados Unidos desde los 27 estados miembros de la Unión Europea y el Reino Unido, pero los funcionarios han indicado que eso podría cambiar pronto.

Mientras tanto, Gran Bretaña también se ha enfrentado a las críticas de los países del sur de Europa por no incluirlos en su exigua “lista verde” de países seguros para viajar. El Ministerio de Asuntos Exteriores de Portugal dijo que no podía “entender la lógica” de que Gran Bretaña cambiara a Portugal de verde a ámbar a mediados de semana.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here