Los casos de Covid-19 se disparan en Antigua y Barbuda… ¿es por el turismo?

0
97

En un día cualquiera en Antigua, Uriah Gregory, de 43 años, detiene su taxi frente a una casa de huéspedes pintada en tonos pasteles y se baja para ayudar a una mujer con su equipaje.

Antes de la pandemia, Gregory calcula que su taxi le reportaba $1.110 dólares al mes, llevando a los visitantes de los centros turísticos a los restaurantes y las playas durante la temporada alta de turismo en la isla caribeña. Ahora, con pocos de esos visitantes a la vista, apenas tiene una media mensual de 110 dólares.

Antigua y Barbuda desde el aire
Por Jorge Coromina Sánchez

En Antigua y Barbuda, el turismo representa el 60% del PIB, lo que convierte a Gregory en uno de los muchos habitantes que viven con una fracción de sus ingresos habituales. Según el Primer Ministro Gaston Browne, la pandemia supuso una pérdida del 18% del PIB del país en 2020, y disparó el desempleo a más del 30%.

Y aunque Browne reabrió las fronteras internacionales en junio, hubo que esperar hasta finales de 2020 -cuando una avalancha de reservas ofreció el primer atisbo significativo de recuperación del turismo- para que las consecuencias cristalizaran.

A lo largo de 2020, la población de 100.000 habitantes de Antigua y Barbuda sólo reportó 159 casos confirmados de Covid-19 y cinco muertes relacionadas con la enfermedad, lo que dio a las islas y sus 365 playas la apariencia de ser un refugio seguro. Esas cifras significaron que sólo 1 de cada 629 residentes desarrolló la infección en 2020.

Como resultado, casi 15.000 viajeros volaron o viajaron en barco a Antigua y Barbuda en diciembre, duplicando con creces las cifras del mes anterior. Esto inició una ola de turismo sostenido, la mayor durante la pandemia.

Pero a medida que llegaban más visitantes, también lo hacían los casos de Covid-19. Los positivos confirmados se han multiplicado casi por siete en 2021, llegando a 1.103 hasta el 25 de marzo. Las muertes aumentaron a 28. Como resultado, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos elevaron su evaluación de riesgo para el país del nivel 2 (moderado) al nivel 4 (muy alto) a principios de marzo.

Esto ha obligado a Browne y a su gobierno a reconocer la estrecha relación entre los viajes internacionales y la crisis de salud pública, y a descubrir que no todas las formas de viajar son igual de problemáticas.  Sus hallazgos podrían adquirir una nueva urgencia, ya que los profesionales de los viajes están recomendando a sus clientes que viajen al Caribe, tanto si están recién vacunados como si no, no sólo para el resto de la temporada de primavera, sino incluso para los meses de verano, que suelen ser de temporada baja en la región.

Primer Ministro Gaston Browne
Gaston Browne, Primer Ministro de Antigua y Barbuda (Foto: Loop Caribbean News)

Cuando los viajeros extranjeros llegan a Antigua y Barbuda, se les permite un cierto nivel de “flexibilidad controlada”. Todos los visitantes deben presentar una prueba de PCR negativa realizada siete días antes de su llegada, llevar mascarillas, mantener la distancia social y obedecer un toque de queda establecido actualmente de 8 de la tarde a 5 de la mañana.

Los nacionales que regresan y otros visitantes que no tienen previsto alojarse en alojamientos certificados, la tienen más difícil. Deben pasar la cuarentena durante 14 días en un centro designado por el gobierno, como el Jolly Beach Resort, de tres estrellas, corriendo con los gastos.

Para algunos lugareños, la doble moral se percibe como algo que afecta desproporcionadamente a los ciudadanos, mientras que permite que los turistas tengan libertad. Y después de que en febrero se difundieran en las redes sociales vídeos y fotos que mostraban a personas bebiendo, socializando y bailando en un complejo turístico el día de San Valentín -supuestamente con celebridades estadounidenses-, el debate subió de tono.

En los programas de radio y en las redes sociales, los lugareños también han expresado su frustración por el hecho de que se les multe por infringir las normas, pero los turistas que se portan mal apenas reciben un tirón de orejas; por ejemplo, un antigüeño que infringió el toque de queda fue multado con 500 dólares.

Ese creciente resentimiento alimenta la sospecha entre algunos nacionales de que los estadounidenses y otros turistas que se van de fiesta pueden ser los culpables de su creciente crisis de salud pública.

Browne y los miembros de su gobierno no están de acuerdo y señalan a los nacionales que regresan como el problema. Afirman que fueron 1.500 los expatriados que regresaron para las vacaciones -el 7% de las llegadas durante la temporada festiva- los que se saltaron las normas cuando ampliaron brevemente la oportunidad de establecer cuarentenas en sus casa. El cumplimiento era tan desordenado que el país llegó a considerar la posibilidad de imponer monitores de tobillo. Sin embargo, a mediados de enero se suprimieron las opciones de cuarentena en el hogar, lo que hizo que los casos de Covid-19 volvieran a descender.

Estas pruebas han “demostrado de forma concluyente que el problema no son los turistas”, afirma Browne, aunque las quejas sobre el comportamiento de los extranjeros siguen dando vueltas en las redes sociales.

El tema es que restringir más el turismo en Antigua provocaría más pérdidas económicas, dice Fernadez. En su lugar, la isla ha cerrado bares, ha ampliado el toque de queda y ha restringido las comidas en el interior de los locales.

terminal de cruceros

En Antigua, la terminal de cruceros, normalmente llena de actividad, ha estado vacía desde abril. Eso podría cambiar pronto, ya que las principales líneas de cruceros comienzan a trazar su regreso al Caribe a partir de junio.

El 1 de marzo, Antigua y Barbuda comenzó una campaña de vacunación con 40.000 dosis de Oxford-AstraZeneca donadas desde India y Dominica, que hasta ahora se han puesto en 25.961 brazos. Otras 14.400 dosis proceden del programa COVAX de la Organización Mundial de la Salud, creado para hacer frente a las desigualdades mundiales en la disponibilidad de vacunas. Pero eso deja a casi tres cuartas partes de la población local a la espera de otra fuente de vacunas.

El taxista Gregory confía en que, una vez que los residentes estén vacunados, el país “pueda recuperar, y recuperará, su estatus” como destino turístico. Pero, añade que, hasta entonces, “con la pérdida de ingresos, no puedes comprar comida, no puedes pagar tus facturas. Los pocos ahorros que tienes, ves cómo se agotan poco a poco”.

Fuente: Caribbean News Digital

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here