Los 7 destinos turísticos más inaccesibles del mundo

0
90
Estado actual de la Iglesia Sumergida de Potosí en Venezuela
Estado actual de la Iglesia Sumergida de Potosí en Venezuela

El mundo está lleno de lugares extraordinarios a los que casi todo el mundo quiere ir, así como de lugares extraordinariamente remotos de los que pocos han oído hablar.

Rocks Islands, Palau, vistas desde el aire
Rock Islands, Palau

Y luego hay un grupo muy curioso de lugares que se encuentran entre ambos: lugares que cientos de turistas quisieran visitar, pero que nadie ha visitado.

Estos siete lugares que propone Caribbean News Digital son, según el criterio de nuestro equipo de redacción, de los más remotos que existen y a los que pocos, quizás muy pocos viajeros han llegado.

Con el exceso de turismo antes de 2020 y luego la ausencia de turismo debido a la pandemia de Covid-19, ahora mismo no sería difícil pensar que visitar un lugar así, alejado de las grandes multitudes, es una especie de sueño imposible.

De lo que sí podemos estar seguros es que estos lugares que relacionamos a continuación figuran entre los menos visitados del planeta, con o sin coronavirus.

  • La Isla de los Pájaros (Belice)
Bird Island
La Isla de los Pájaros (Belice)

Bird Island
¿Alguna vez ha soñado con vivir una experiencia de naufragio? Pues existe una isla privada disponible en Airbnb. Situada frente a la costa de Belice, la Isla de los Pájaros (Bird Island) cumple todos los requisitos que exigiría un Robinson Crusoe moderno: un pequeño pedazo de paraíso rodeado de límpidas aguas color turquesa y sin un alma a la vista.

El propietario deja a los huéspedes en la isla, en la que actualmente pueden dormir hasta seis personas, y es ahí donde comienza la aventura.

La isla de los pájaros dispone de agua potable y electricidad (alimentada por energía solar y eólica), pero al no haber otros habitantes, los huéspedes tienen que llevar todo lo que puedan necesitar.

Pero valerse por sí mismo forma parte del atractivo y a un precio bastante asequible a cambio de tranquilidad y la posibilidad de estar rodeado de arrecifes de coral que se pueden explorar a gusto.

¿Cuál es el problema? La reserva del lugar. Aunque el precio es de 491 dólares por noche para toda la isla, la Isla de los Pájaros ya está prácticamente reservada para todo el año 2021. A veces se producen cancelaciones, pero no es de extrañar que sean bastante raras.

  • La iglesia sumergida de Potosí (Venezuela)
iglesia sumergida de Potosí
La iglesia sumergida de Potosí (Venezuela)

iglesia sumergida de Potosí
Técnicamente hablando, ya no es posible visitar la Iglesia Sumergida de Potosí, porque ya no está sumergida. Actualmente, una imponente iglesia gótica se alza en la ciudad venezolana de Uribante, pero esto es algo relativamente reciente.

Durante más de dos décadas entre 1985 y 2008, la Iglesia Sumergida de Potosí estuvo así, casi completamente sumergida. Lo único que se veía era una cruz solitaria y enmohecida que se elevaba torcida sobre la superficie del agua.

Estado actual de la Iglesia Sumergida de Potosí en Venezuela
Estado actual de la Iglesia Sumergida de Potosí en Venezuela

Estado actual de la Iglesia Sumergida de Potosí en Venezuela
Pero entonces ocurrió algo curioso. Las graves sequías y la escasez de agua en Venezuela provocaron el drenaje efectivo del embalse, y la cruz comenzó a elevarse cada vez más fuera del agua, revelando más de la estructura gótica de abajo.

En 2010, el agua ya se había retirado casi por completo, dejando al descubierto una gran extensión de terreno llano, y ahora se puede ver la iglesia en toda su majestuosidad.

  • Montecristo (Italia)
Montecristo
Montecristo (Italia)

Montecristo
Conocida por muchos italianos como “la isla que no existe”, el apodo de Montecristo pone de manifiesto la poca gente que ha pisado esta isla. De hecho, hasta 2008 Montecristo no estaba abierta a los turistas y las cosas no han sido mucho más fáciles desde entonces.

La isla sólo acepta visitantes dos veces al año -entre el 1 y el 15 de abril, y entre el 31 de agosto y el 31 de octubre- y en ese escaso margen de tiempo sólo se permite la entrada a 1.000 personas. Además, muchos permisos se reservan para estudiantes, y los grupos de 40 o más personas tienen prioridad sobre los individuales a la hora de solicitarlos.

Pero, ¿por qué la gente clama por visitar una pequeña isla a 40 millas de la costa italiana? La respuesta es un tesoro. Montecristo, que tiene forma de diamante, se inmortalizó en la cultura popular como el lugar donde se escondía un tesoro en la novela de Alejandro Dumas, El Conde de Montecristo.

Ese botín pirata puede ser un mito, pero los visitantes de hoy encontrarán otra recompensa: una rica historia, un lugar que ha visto pasar a medio mundo por ahí, desde turcos y griegos hasta católicos y romanos, y un medio ambiente muy protegido que alberga varias especies en peligro de extinción.

  • Cuevas de Hang Son Doong (Vietnam)
Cuevas de Hang Son Doong
Cuevas de Hang Son Doong (Vietnam)

Cuevas de Hang Son Doong
Si las listas de espera de dos años no le asustan, siga leyendo. En la actualidad, sólo un operador, Oxalis, realiza excursiones a las cuevas de Hang Son Doong, con un máximo de 500 visitantes al año.

Aquellos que tengan la suerte de entrar, se verán inmersos en un mundo extraño, ya que incluso en un país bendecido con innumerables cuevas y grutas, las de Hang Son Doong, con más de un millón de años de antigüedad, son algo más.

Situadas en el Parque Nacional de Phong Nha-Ke Bang, en su punto más alto las cuevas podrían albergar un rascacielos de 40 pisos y, en su punto más ancho, podría planear un Boeing 747.

De hecho, el sistema de cuevas de Hang Son Doong es tan enorme que incluso crea su propio sistema meteorológico. Y la cosa no acaba ahí. En su interior se encuentran las estalagmitas más grandes del mundo (de 80 metros de altura), una maraña de plantas selváticas que han invadido el interior, un río subterráneo que gorjea a través del sima y, lo más extraño de todo, “perlas de cueva” del tamaño de una pelota de tenis que, en realidad, son depósitos de calcio esparcidas por el suelo de la gruta.

  • Las iglesias de la Cueva de Gheralta (Etiopía)
Etiopía
Las iglesias de la Cueva de Gheralta (Etiopía)

Etiopía
Un viaje a las iglesias rupestres de Gheralta no es una empresa para los pusilánimes. Estas treinta iglesias son increíblemente recónditas, ocultas en el norte de Etiopía y talladas en altísimos acantilados de arenisca que se elevan unos 2.580 metros sobre las polvorientas llanuras.

Para llegar a las iglesias, hay que caminar a través de cañones, escalar paredes de roca muy escarpadas y arrastrar los pies por los bordes del acantilado, todo ello sin una cuerda de apoyo a la vista. Es un viaje extenuante, y a veces aterrador, pero visitar estas iglesias es una experiencia sin igual.

Con más de mil años de antigüedad, lo que las hace incluso más antiguas que la famosa Lalibela de Etiopía, las iglesias fueron talladas a una altura tan elevada para protegerlas de las incursiones foráneas y acercar a los fieles al cielo. Si bien la situación de las iglesias es asombrosa, con vistas panorámicas de las montañas circundantes y la tierra quemada que hay debajo, sus interiores también son magníficos. En el interior de muchas de las iglesias hay paredes y pilares repletos de frescos.

  • Tsingy de Bemaraha (Madagascar)
Tsingy
Tsingy de Bemaraha (Madagascar)

Tsingy
El vocable “tsingy” significa “el lugar por donde no se puede caminar”, un nombre que indica lo impenetrable que puede ser este lugar. De hecho, el Tsingy de Bemaraha, la meseta de pináculos kársticos más extensa de Madagascar, es uno de los sitios declarado Patrimonio Mundial de la Humanidad por la UNESCO de más difícil acceso.

La zona fue prácticamente inaccesible hasta la década de 1990, cuando una organización comenzó a instalar una serie de puentes colgantes, escaleras y cables de acero para recorrer los espinosos pináculos.

Explorar el parque puede ser más fácil, pero llegar a él sigue siendo un reto. Situado en la lejana costa occidental de Madagascar, el trayecto de unas diez horas por una carretera no asfaltada incluye el cruce de dos grandes ríos infestados de cocodrilos, mientras que en la temporada de lluvias, que dura seis meses, la carretera se convierte en un lodazal intransitable.

Pero el viaje merece la pena por la oportunidad de escalar las agujas de roca dentadas, explorar el laberinto erosionado y contemplar la extensión de roca caliza irregular.

  • El Nido del Tigre (Bután)
Nido del Tigre
El Nido del Tigre (Bután)

Nido del Tigre
Si alguna vez ha visto una foto del Nido del Tigre de Bután, no cabe duda de que la imagen se ha quedado grabada en su mente. Si no lo ha hecho, imagínese esto: el monasterio budista más impresionante del mundo, resplandeciente en oro, ocre y blanco, y aparentemente flotando a 900 metros sobre el suelo del valle de Paro, aferrado a un escarpado acantilado del Himalaya.

El viaje hasta allí es arduo, a través de puentes desvencijados y pasillos estrechos, mientras se afronta la empinada subida de 1.000 pies de montaña para llegar al elevado monasterio.

Pero primero hay que entrar en Bután. Para entrar en el país, casi todas las nacionalidades necesitan un visado, deben reservar su viaje con un operador turístico butanés y deben pagar por adelantado un costoso paquete con todo incluido. Pero merece la pena.

Bután no es un lugar corriente. El último gran reino del Himalaya ofrece algo más que el majestuoso Nido del Tigre: alberga una arquitectura fascinante, festivales espectaculares y un entorno dominado por picos nevados y montañas cubiertas de bosques.

FUENTE: Caribbean News Digital

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here