El Tren más austral del Mundo fue Premio Excelencias

0
105

El Tren más austral está en la provincia Tierra del Fuego, Antártida e Islas del Atlántico Sur, en Argentina. Se construyó hace más de un siglo y hoy tiene fines turísticos. La historia de uno de los Premios Excelencias.

Entre los premiados internacionales de la pasada década, galardón que ofrecen cada año las diferentes publicaciones del Grupo Excelencias, está este tren argentino que hoy tiene función turística. Hace más de un siglo, el origen de su construcción fue bien distinto: trasladar presos y vituallas a una colonia penitenciaria en el extremo sur de Argentina.

Hoy goza de fama mundial por su buen servicio y excelente equipamiento retro, por las bellezas naturales que exhibe en su trayecto y, según dicen, por las truculentas historias que se cuentan a bordo de lo que antes fue: el Tren de los Presos. Los viajeros de hoy van alegres y bien ataviados. Se ven muy diferentes a aquellos taciturnos y desaliñados presos.

el tren más austral

Aquel nefasto Tren de los Presos, a fines del siglo XX se convirtió en el Tren del Fin del Mundo, una línea que conecta a Ushuaia, la ciudad más austral del mundo con el parque nacional Tierra del Fuego, idílico entorno donde la flora y fauna boscosa es única por su proximidad al Polo Sur, la cual se puede admirar durante el viaje.

Tanto la ciudad de Ushuaia como el Tren del Fin del Mundo, están ligados en una historia común. Allá por 1884, el comodoro Augusto Lasserre creó una subprefectura junto a la misión anglicana ya fundada antes por WaiteHockin Stirling en 1869 y así, reafirmar la soberanía de Argentina después del tratado con Chile en 1881. Y se izó la bandera albiceleste.

Así nació la hoy ciudad de Ushuaia. Cuando aún era un caserío (1896), dio inicio la Colonización Penal,con el envío de hombres y mujeres,convictos que debían cumplir penas por varios años. El proyecto de el tren más austral cambió cuando se produjo hacinamiento en la cárcel,debido a la gran cantidad de reclusos y pasó a ser, de casillas de madera y chapa, a un edificio de cinco pabellones de piedra y argamasa, construido por los presos.

el tren más austral

En 1902 se construyó el ferrocarril, con rieles de madera y menos de un metro de ancho (trocha), que conectaba la prisión de Ushuaia y el bosque. Le llamaban el Tren de los Presos, pues eran sus pasajeros de camino al trabajo y, además, transportaba al penal: leña, alimentos y materiales. La vía férrea, con el tiempo, fue extendiéndose hasta alcanzar 25 km y el tren fue mejorando sus equipos de tracción.

En 1947 el presidente argentino Juan Domingo Perón cerró el penal y la edificación la convirtió en una base naval. Dos años más tarde (1949), el Terremoto deTierra del Fuego, bloqueó parte de la vía y destruyó algunos tramos.Luego no hubo ninguna preocupación del gobierno para repararla y el trayecto se fue haciendo cada vez peor hasta que, en 1952, el antiguo Tren de los Presos, dejó de existir en 1952.

La ciudad de Ushuaia, además de un centro administrativo, hoy es el nudo industrial y portuario del llamado Fin del Mundo, donde el turismo ocupa uno de los rubros principales. Y prosperó mucho en la última década del siglo XX. Ahora está conectada con el mundo.

el tren más austral

A Ushuaia se viaja por carretera a través de la Ruta Nacional número 3; por mar, atracan en su muelle de 550 metros, diferentes buques: navales, comerciales, científicos y turísticos; además, la ciudad tiene aeropuerto internacional y,en el otrora presidio de la Patagonia, se hicieron varios museos, incluido el del penal.

Del desaparecido Tren de los Presos, se rescataron 8 km de vía y volvió a funcionar, desde 1994, ahora como el Tren del Fin del Mundo con aquellas viejas locomotoras, en viajes de turismo local al Parque Nacional Tierra del Fuego. El itinerario comienza en la Estación del Fin del Mundo, al oeste de Ushuaia.

Suben los pasajeros y  ruedan a lo largo del valle del río Pico y la Garganta del Toro, hasta llegar a la Estación Macarena, donde se conoce el pueblo originario Yámana.Luego el tren ingresa al parque y concluye su recorrido en la Estación Parque Nacional. Bajan los pasajeros, disfrutan una estancia y, ahí mismo, retoman el tren para regresar a la ciudad.

Cuentan que un paseo en el Tren del Fin del Mundo es una experiencia única y que ningún turista que llega a Ushuaia, se quiere perder, por lo que sus pasajeros llegan en la temporada estival a 100 000. El servicio a bordo lo ofrecen jóvenes muchachas vestidas de carceleras y muchachos con traje de presos.

Mientras los turistas beben champan y prueban golosinas locales en el tren más austral, el audio cuenta historias de antiguos pasajeros, como la de aquel famoso asesino en serie “Petiso el Orejudo” o la del anarquista Simón Radowitzky, quien mató al Jefe de Policía y los guardias le temían. Y se cuentan historias de presos políticos, como José Berenguer, editor del diario La Protesta.

Fuente:https://www.telam.com.ar/

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here