Boris, Merkel y Macron esperan restablecer con Biden los puentes rotos entre EE.UU. y la UE

0
314

La victoria de Joe Biden, como nuevo presidente de EE.UU., y de Kamala Harris, como su vicepresidenta, ha ido seguida de una serie de reacciones de líderes internacionales dominadas por la prudencia y la diplomacia en algunos casos.

Después del «patinazo» del primer ministro esloveno, que el miércoles se apresuró a felicitar a Donald Trump confiado tal vez en los mensajes triunfalistas que este no paraba de lanzar, los líderes europeos se han tomado un par de horas antes de empezar a publicar sus reacciones una vez que ya se ha confirmado la victoria de Joe Biden.Resultado de imagen para Boris, Merkel y Macron esperan restablecer con Biden los puentes rotos entre EE.UU. y la UE

Eso explicaría el tono del mensaje del presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, cargado aún de precauciones y que empieza con un aséptico «tomamos nota de los últimos avances en el proceso electoral. Sobre esta base, la UE felicita al presidente electo Joe Biden y a la vicepresidenta electa Kamala Harris por alcanzar suficientes votos electorales».

Antes de subrayar que la UE mantiene «su compromiso con una sólida asociación transatlántica y está dispuesta a colaborar con el presidente electo, el nuevo Congreso y la Administración» norteamericanas, Michel se cura en salud diciendo que «seguimos el proceso de certificación de resultados y estamos seguros de que el sistema electoral estadounidense pronto anunciará el resultado final».

Más pragmática, la presidenta de la Comisión, Ursula von der Leyen publicó un mensaje en redes sociales en el que felicita «calurosamente a Joe Biden y Kamala por su victoria en las elecciones presidenciales de Estados Unidos. «La UE y los EE.UU. son amigos y aliados, nuestros ciudadanos comparten los vínculos más profundos. Espero trabajar con el presidente electo Biden».

Image

https://twitter.com/vonderleyen/status/1325137832080535552?s=20

Por su parte el presidente del Parlamento, David Sassoli, envía «los mejores deseos para el nuevo presidente, Joe Biden» y aprovecha para recordar que «el mundo necesita una relación sólida entre Europa y Estados Unidos».

Francia espera reinventar la relación trasatlántica

El presidente Emmanuel Macron se apresuró a publicar este mensaje personal, a través de Twitter: «Los americanos han elegido a su presidente. ¡Felicidades a Joe Biden y Kamala Harris! Tenemos muchas cosas que hacer para afrontar los desafíos de nuestro tiempo. ¡Actuemos juntos!»

Francia espera de Joe Biden y la futura administración norteamericana la «reinvención de las relaciones trasatlánticas» y la «confirmación» del compromiso militar, bilateral, para combatir la amenaza yihadista islámica en la gigantesca zona desértica de Sahel.

Emmanuel Macron y su Gobierno hacen un análisis cauto y reservado de la gigantesca evolución, muy negativa, de las relaciones entre Europa y los EE.UU. durante la presidencia de Donald Trump, que Jean-Yves Le Drian, ministro francés de Asuntos Europeos resume de este modo: «No volveremos a los buenos tiempos de las relaciones trasatlánticas.

El mundo ha cambiado en los últimos cuatro años. Y lo que ha cambiado es muy sustancial: Europa ha afirmado su soberanía en el terreno de la seguridad, en el terreno de la defensa y en el terreno de la autonomía estratégica.

En estos últimos cuatro años, Europa ha perdido su ingenuidad. Y ha comenzado a afirmarse como potencia. Todavía queda mucho por hacer. Debemos comenzar una nueva relación trasatlántica».

Esa declaración de Le Drian resumen con precisión clínica el desencanto absoluto de Europa con la presidencia Trump, consumando un alejamiento que venía de muy lejos, pero terminó acelerando un distanciamiento final.

Aceptada esa realidad, Emmanuel Macron ha consagrado los dos últimos años a echar los fundamentos de la todavía lejana «soberanía» europea en materia de seguridad y defensa.

Alemania comparte la connotación capital de Francia: Europa no puede seguir contando con Washington como pilar estratégico de su defensa. Sin embargo, los proyectos de seguridad y defensa comunes, europeos, todavía están muy lejos de la anhelada realidad.

Francia ha propuesto al resto de los miembros europeos de la Alianza dos cumbres, europea y euro trasatlántica, con el fin de comenzar a «reinventar» y «redefinir» las relaciones trasatlánticas, «atrancadas» históricamente en el problema que ya plantearon Obama y Trump: ¿Quien paga qué para asegurar qué tipo de defensa europea de Europa?

En un terreno estrictamente bilateral, militar, Francia espera de la futura administración norteamericana la confirmación del compromiso «común» en el «vientre foto» de Sahel, en Malí, donde los 5.100 soldados de la Operación Barkhane han contado, hasta ahora, con el apoyo logístico / informativo de los satélites militares norteamericanos.

Desde la óptica francesa, la Operación Barkhane, entre Mauritaria, Burkina Faso, Malí, Niger y Chad, es un «muro» esencial para contener la expansión del yihadismo islamista hacia el Mediterráneo y Europa. Macron espera de Biden la confirmación de un compromiso militar, bilateral, en ese terreno estratégico, que Donald Trump había amenazado con romper.

El Gobierno de Londres aplaude la victoria de Biden mientras Johnson retrasa su reacción

«Felicidades Joe Biden y Kamala Harris por vuestra merecida victoria. Londres está deseando trabajar con vosotros: es hora de volver a construir puentes, no muros». De esta manera felicitó en su cuenta de Twitter el laborista Sadiq Khan, alcalde de Londres, al nuevo presidente de Estados Unidos, Joe Biden, tras conocerse su victoria.

Casi tan importante como el triunfo de Biden es la derrota de Donald Trump, de ahí la mención de Khan a los muros, ya que una de las promesas incumplidas de Trump durante su primera campaña electoral hace cuatro años fue la construcción de uno en la frontera con México para frenar la llegada de inmigrantes.

También reaccionó de forma positiva el líder del Partido Laborista británico, Keir Starmer, quien en la misma red social declaró que «Joe Biden y los demócratas siempre han compartido los valores laboristas y los vínculos entre nuestros dos partidos siguen siendo fuertes» y agregó que espera «forjar una relación aún más sólida entre el Reino Unido y los Estados Unidos».

«Su victoria es de esperanza y unidad sobre la deshonestidad y la división. Millones de estadounidenses de todos los orígenes y edades se han unido para votar por un futuro mejor y más optimista», declaró.

Esta semana, después de que Trump afirmara en medio del conteo de votos que había ganado las elecciones y amenazara con ir a los tribunales debido a un supuesto fraude, varios líderes europeos condenaron sus palabras. No fue el caso del primer ministro británico Boris Johnson, que con la boca pequeña se limitó a decir que «por supuesto que como Gobierno del Reino Unido no hacemos comentarios sobre los procesos democráticos de nuestros amigos y aliados».

Más tajante fue Keir Starmer, quien aseguró que «no le corresponde al candidato decidir qué votos se cuentan y cuáles no o cuándo hay que dejar de contar. El próximo presidente debe ser la elección libre y justa del pueblo estadounidense», una decisión que finalmente aplaudió, al igual que su adjunta, Angela Rayner, quien dio la enhorabuena a Biden y a Harris, por ser «la primera mujer, y la primera persona de color, en ser elegida vicepresidenta de los Estados Unidos de América».

No tan contento se mostró el líder del Partido del Brexit, Nigel Farage, quien publicó en Twitter un mensaje diciendo que «el ridículo sistema de votación postal ha contaminado la política británica. Ahora está haciendo lo mismo en Estados Unidos» y adjuntó un artículo de opinión de su propia autoría en Newsweek titulado «Why Trump Should Keep up the Fight» (¿Por qué Trump debería seguir luchando?).

Mientras tanto, la reacción de Johnson se hizo esperar y llegó mucho después de que la de los laboristas lo que generó comentarios en las redes sociales como «mejor tarde que nunca» o incluso algunos se atrevieron con un «eres el siguiente» Al «premier» la llegada de Biden a la Casa Blanca a priori le supone un problema, ya que tendrá que empezar de nuevo las negociaciones que ya estaban en marcha con el equipo de Trump sobre un acuerdo comercial post Brexit entre ambos países, algo que sin duda no es una prioridad en la agenda del nuevo presidente norteamericano. En todo caso, el primer ministro tiró de diplomacia con un mensaje sencillo: «Enhorabuena a Joe Biden por su elección como presidente de los Estados Unidos y a Kamala Harris por su histórico logro», señaló, y añadió: «Estados Unidos es nuestro aliado más importante, y estamos deseando trabajar juntos en nuestras prioridades compartidas, desde el cambio climático hasta comercio y seguridad».

Image

También se hizo eco de la noticia la ministra principal de Escocia, Nicola Sturgeon, quien destacó el triunfo de Harris, «la primera mujer en la Casa Blanca, y también la primera mujer de color. Este es un momento grande y especial».

Para Rusia, ninguna mejora con Biden

Los mejores memes sobre Sputnik V, la vacuna que ya ha probado la hija de  Putin y que promete una "inmunidad estable"
Presidente Vladímir Putin

Donald Trump, cuya victoria en las presidenciales de 2016 causó regocijo en el Kremlin y el resto de la élite política rusa, terminó decepcionando al Presidente Vladímir Putin. Con él se incrementaron las sanciones contra Rusia, se malograron importantes acuerdos de desarme y se agravaron las tensiones geopolíticas en general. Sin embargo, nadie en Rusia espera nada mejor con Joe Biden.

El virtual vencedor de los comicios del pasado día 3 dijo el mes pasado en un entrevista a la cadena CBS News que «creo que la mayor amenaza para Estados Unidos ahora mismo, en el sentido de vulnerar nuestra seguridad y nuestras alianzas, es Rusia». No obstante, con respecto a China, Biden fue más benévolo al decir que el gran país asiático «es nuestro mayor competidor». Estas palabras causaron estupor en el Kremlin, cuyo portavoz, Dmitri Peskov, las rechazó categóricamente y lamentó que «con tales actitudes se alimenta un odio absoluto hacia Rusia».

En cualquier caso, Putin aseguró hace unos días en el marco de un foro de inversión organizado por el banco ruso VTB que «aceptaremos cualquier decisión de los estadounidenses y trabajaremos con cualquier administración» que salga de las urnas. No quiso mostrar sus preferencias porque «no queremos dar pie a que podamos ser acusados de injerencia» en las elecciones norteamericanas.

Por su parte, la portavoz del Ministerio de Exteriores ruso, María Zajárova, afirmó el jueves que «el sistema electoral estadounidense adolece de deficiencias evidentes». A su juicio, tales carencias «han sido destacadas innumerables veces por observadores internacionales, incluida la OSCE y expertos reconocidos en este asunto». Zajárova tachó de «arcaica» la legislación electoral norteamericana. Al mismo tiempo, la portavoz de Exteriores de Rusia, aseguró que «en Moscú hay disposición a una cooperación constructiva con cualquier presidente estadounidense, sea quien sea».

Un «new deal» para la relación transatlántica con Alemania

La canciller Merkel no ha disimulado su alegría al expresar su «¡Felicitación a todos los norteamericanos!». Ha felicitado también a Joe Biden como presidente electo de Estados Unidos y ha formulado su primer deseo de mejorar una relación transatlántica «irremplazable».

«¡Felicidades! Le deseo de todo corazón suerte y éxito», ha dicho Merkel, citada en un tuit de su portavoz, Steffen Seibert, «nuestra amistad transatlántica es irremplazable si queremos superar los grandes desafíos de nuestro tiempo»

El ministro de Exteriores alemán, Heiko Maas, ha celebrado la elección de Joe Biden como presidente de EE.UU. y ha expresado su deseo de un «nuevo inicio» en la relación transatlántica, que bajo el mandato de Donald Trump había alcanzado sus peores momentos desde la II Guerra Mundia.

«Queremos invertir en nuestra cooperación para un nuevo inicio en la relación transatlántica, un “new deal”», ha tuiteado el jefe de la diplomacia germana, que durante los últimos cuatro años ha recibido reiterados reproches desde Washington por la lentitud con la que Alemania aumentaba sus inversiones en Defensa, como socio de la OTAN.

Ya en el continente americano, el vecino del norte también reaccionó a los resultados. El primer ministro canadiense, Justin Trudeau, felicitó a Biden y a Kama Harris. «Espero trabajar con el presidente electo Biden, el vicepresidente Harris, su administración y el Congreso de los Estados Unidos para que podamos abordar conjuntamente los mayores desafíos del mundo», escribió en un comunicado. «Felicitaciones a Joe Biden y Kamala Harris», escribió también el jefe de Gobierno en Twitter y Facebook, según recoge la agencia AFP.

Trudeau dijo que Canadá y Estados Unidos, su vecino y socio comercial más grande, «disfrutan de una relación extraordinaria y única en el escenario mundial», y agregó que los dos países son «amigos cercanos, socios y aliados», Esta rápida reacción de Justin Trudeau contrasta con la cautela que mostró durante la campaña electoral de Estados Unidos.

Siempre se ha negado a comentar directamente sobre las polémicas posiciones tomadas por Donald Trump, con quien mantiene una relación que ha conocido muchos altibajos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here