La batalla de Nueva York

0
146

Creo que en España menospreciamos el valor de nuestros hoteleros, su capacidad para expandirse, para desarrollar negocios. En algunas regiones de España, incluso, ese menosprecio es especialmente grave, incluso injusto. Si en lugar de ser un grupo español el que se instala en el centro de Nueva York y tiene éxito lo fuera uno francés o italiano, hasta es posible que nos hubiéramos fijado con más detenimiento. Pero, cuando son los nuestros, ni caso. Como si molestara.

Sin embargo, permítanme que intente poner las cosas en su lugar. Nueva York es un lugar absolutamente clave en el negocio hotelero porque allí es donde la industria americana es la reina, allí es donde ha optimizado su modelo altamente competitivo. Y estos sí que tienen bien claro cómo hacer negocio. Por lo tanto, estamos ante plazas difíciles, casi imposibles. Por algo nunca ninguna cadena no americana llegó a tener relevancia en Estados Unidos.

Pues bien: allí, en sus narices, es donde Riu se ha lanzado a competir. Y con éxito. Con un gran éxito. Porque Riu tiene su línea, su propuesta, y tira para adelante con ella. Lo está haciendo en todos los destinos urbanos en los que tiene presencia, demostrando que su fórmula funciona. Y es una fórmula europea y española. Funcionar significa que tiene acogida, que es interesante. Y eso equivale a que se sabe negociar, se conoce el mercado, se entiende.

Esto tuvo ya su valor en el mundo vacacional, pero siempre se podía decir que los americanos no estaban especializados en ello. Pero es que ahora Riu está compitiendo en el terreno en el que los americanos llevan toda su vida, en el que realmente son maestros. 
Un día tendremos que explicar los secretos con los que se mueve Riu. Pero su éxito en Nueva York (y por supuesto, en todos los demás destinos urbanos en los que ya tiene presencia) es digno de ser estudiado. No sólo es Amancio Ortega quien ha conquistado un segmento de negocio del mundo, también lo están haciendo ahora los hoteleros nuestros, sin que se haya hecho el suficiente hincapié en su importancia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here